20170814 #MangrovesAtRisk Southern Caribbean (Antioquia, Colombia) #ManglaresEnRiesgo

 

Hello everyone,

This is a short entry inviting you to enjoy to a talk addressed (in Spanish) by me to an open audience on past August 10th (2017) for “Ciencia en Bicicleta” TV program held in Parque Explora (Medellín) [Science in Bicycle].

  • Want to know to the meter the second longest coast of any coastal department in the colombian caribbean?
  • Want to fly over extensive mangroves dominated by tall red mangrove trees?
  • Why there are a few species of invertebrate critters dwelling among mangroves prop roots?
  • Why mangroves are called nurseries for all kinds of fishes?
  • Why marine and forest birds convey in mangrove forests?
  • Do you know that the mangrove blue crab (an amphibious and migratory species) equals the size of a blue whale or a elephant in terms of human dimensions? Do you know that they are important ecological engineers?

 

  • Learn that we are linked, as consumers, to nutrients and carbon stored in mangroves, eaten by shrimps, crabs and fishes that sustain coastal fisheries
  • Learn that honeybee-keeping can be a sustainable economic alternative for fishermen and that mangrove-flower-derived honey could be a commodity that may improve their livelihoods thru fair and equal exchange trading
  • Learn why mangroves located in Urabá Gulf, and particularly those settled on the Atrato River Delta, are unique, fragile and vital
  • But also learn that Urabá Gulf mangroves are disappearing at a fast rate in some areas, coastal climate is warming as they are converted to pastures and urban settlements… thus, we need to spread the word and take action to preserve them!

Welcome to the Southern Caribbean #MangrovesAtRisk: go to the talk: Manglares y el colapso de los calculistas de escritorio

2017-07-13 #Youthmappers UdeA: connecting local coastal communities in the Caribbean with global volunteers

Contributed by: Natalia Da Silveira Arruda, Coordinator of YouthMappers Chapter at Universidad de Antioquia

GeoSIG UdeA is a research line of Geolimna group at University of Antioquia, recognized by Colciencias, that bases its work on the compliance of the university activities of teaching, research and outreach, focusing its objects of study under the disciplinary perspective of solving environmental problems.

The Environmental School of the Engineering Faculty has been instrumental in the massive use of Geomatics’ tools in the three missionary axes of the University (teaching, research and outreach), offering a number of courses for programs in civil engineering and sanitation, in addition to environmental engineering. These courses are also open to students of undergraduate and graduate programs from other faculties. A graduate certificate program in Environment and Geoinformatics is also offered to professionals of all disciplines.

The works developed by professors and students in the area of Geomatics were the basis for the formation of the group GeoSIG UdeA, created in August 2016. Its objectives are: to promote the learning and use of free and commercial tools, the generation of geospatial data through the use of alternative and novel technologies, and the planning of mapping, analysis, monitoring, evaluation, and dissemination of georeferenced data. The areas of interest of the group are framed in four major themes: Environmental Management; Society and Culture; Urban Sustainability, and Innovation and Education.

In addition, encouraging student investigative leadership is part of the group’s mission, and for this reason we are part of the international Youth Mappers consortium, a global network of universities working together to mapping for resilience. The Chapter Geomática UdeA has been actively participating in various activities developed through the Youth Mappers network, including:

  • Mapathon of tertiary roads of Santander department, the first participation activity of the group, reaching the first place in the category Best Mapper and second place in the category Best Group. Read more about this activity: http://www.youthmappers.org/single-post/2016/11/04/This-is-the-way-we-began-our-participation-in-YouthMappers;
  • Mapping for Urban Resilience: Cotopaxi Volcano and Latacunga, Ecuador, activity framed in Habitat III event’s;
  • Missing Maps: Malaria Elimination YouthMappers Challenge, activity in which the group won the second place in the challenge.

The latest news was the selection of the proposal “Mapping of coastal wetlands in the Urabá Gulf to help planners and the local fishing community to respond to flooding hazards in the area” selected in the #HOTOSM #Microgrant Program 2017, a collaboration between GeoSIG group and a research group in coastal ecology (ELICE) led by Prof. Juan Felipe Blanco-Libreros from the Faculty of Natural and Exact Sciences. We were happy to be among the 8 proposals selected from over 70 applications from nearly 50 countries worldwide. We are committed to support local communities of fishermen to map the coastal area to support their livelihoods and to contribute to conservation of mangroves. Equally important, we are committed to connect their issues with global networks of humanitarian mappers.

We have nicknamed the project #COASTMAP-URABÁ (#CARTOCOSTA-URABÁ in Spanish) please stay tuned on social media.

 

udea 179

#YouthmappersUdeA participating in a training workshop for new members

IMG-20170428-WA0007

From left to right: Juan Felipe, Nixon and Natalia, leaders of #COASTMAP-URABÁ (#CARTOCOSTA-URABÁ in Spanish), and professionals participating in a #YouthmappersUdeA training workshop for new members.

 

 

 

20170424. Mapping the Southern Caribbean (Urabá, Antioquia, Colombia): time to go Open and Humanitarian

MangleBlanco in OpenStreetMap

I am very excited to share that last week our mapping group at Universidad de Antioquia (Colombia) was awarded with one of the HOTOSM Microgrants in its first version.

I was in the field when opened my e-mail inbox, and there it was…an email from the HOTOSM Microgrant Committee informing on the results. Next day, the post was published on their web page:

“We had a fantastic response to our first ever Microgrants Programme, with over 70 applications from nearly 50 countries worldwide. After much deliberation, we’re pleased to announce we are supporting the following projects with Microgrants for 2017 (in no particular order):

Universidad de Antioquia, Colombia: the Microgrant will enable mapping of coastal wetlands in the Urabá Gulf to help planners and the local fishing community to respond to flooding hazards in the area. The project will map over 190km of coastline, including 2-3km width inland”

I shared the news by phone and email with my colleagues (professors Natalia Da Silveira Arruda, Nixon Aristizabal and Fabio Vélez) from the Geoinformatics Department at my University, the leaders of the “mapping” part of our proposal. They had previous experience with Open Street Maps and HOTOSM mapping initiatives in Colombia, and also became formally involved in YouthMappers in 2016.

I’m just a coastal ecologist…(and amateur mapper thou)

Nonetheless, I have been studying the biogeography and coastal landscapes of the Southern-most corner of the Caribbean in the boundary between Panamá and Colombia for a decade. Although I am not a professional cartographer or “mapper”, my work has been influenced by both the use of maps and the dialogue with professionals from different disciplines. The first biogeographic expedition to the Urabá Gulf in 2009-2010 was founded on a high-resolution mapping effort (download book here: Expedición Caribe Sur). The input was a 30-cm resolution orto-photographic mosaic for a coast extent of ca. 600 km. Of course, the resulting maps firstly became a way to communicate scientific findings in numerous publications in the fields of ecology, forestry, zoology, geology and oceanography. Then the ortho-photographic mosaic was used as base map for zoning mangroves and drafting the coastal zone management plan in agreement with the Regional Environmental Authority. It was used by regional and urban planners from both the government and the academia…

Mapping_together

Community-based mapping at Bocas del Atrato (Urabá Gulf, Antioquia, Colombia).  Photo: JF Blanco. Coordinates: 8° 5’16.60″N;  76°50’18.63″W.

Unable to disclosure the entire map due to restrictions by the State Government, an strategy to disseminate the geographic knowledge about the coast of Urabá was set on the road with educational exhibitions and popular writings.

More recently, I have partnered with scientists from social, fisheries, aquaculture and nutrition sciences, to support coastal fishing communities scattered along the Urabá Gulf, and more closely at Atrato River Delta and the rural vicinity of Turbo a populated major coastal town. The high-resolution map has become the foundation for every single discussion, cartographic product, meeting and report (see LOPEGU website).

DCIM100MEDIADJI_0016.JPG

 Bocas del Atrato, the largest fishing village at Urabá Gulf (Antioquia, Colombia). Drone view of the elementary school, the soccer field, the mangroves and the Atrato River. Photo: JF Blanco. Coordinates: 8° 5’16.60″N;  76°50’18.63″W.

The claim of fellow scientists, managers and people in general was the restricted availability of the high resolution maps, as I always shared printed or pdf files, upon request.

Fishing villages need maps for planning on their territories, locating their fishing grounds, and teaching in their schools. Turbo City administrators need maps for urban and rural planning and for responding to climate-related emergencies such as storm-surges associated with cyclones in the Caribbean and river-overflow triggered by extreme rainfall during La Niña. In 2010-2011 the rural area experienced a humanitarian crisis due to flooding related to such events. But most importantly, human settlements low-laying in the coastal plain need to adapt to sea-level rise.

bote_bocas

Fishermen at Bocas del Atrato (Urabá Gulf, Antioquia, Colombia).  Photo: JF Blanco. Coordinates: 8° 5’16.60″N;  76°50’18.63″W.

For that, open-data, ready and easy to use maps are needed.

The 26th July, last year, a teacher from the elementary school in Bocas del Atrato wrote on a wish list that all participants in the Celebration of the International Day of Mangroves placed on a small wood-craved boat that we placed in the waters of the Atrato River as a commitment with mangroves:

“I would like the world knows where Bocas del Atrato is”

I am happy to inform to her and to my friends, fellows, and most importantly, the people along the coast of Urabá that time has come for the Urabá map to go OPEN and Humanitarian.

Thanks HOTOSM, and thanks in advance to voluntary mappers all over the world that will support this humanitarian effort.

Welcome to the wetlands and fishing communities of the Southern Caribbean!

Take a virtual tour

Coming soon in OpenStreetMap

Turbo_OSM

lancha_Turbo_1

Boat transport near Turbo. Photo: JF Blanco. Coordinates: 8° 5’30.04″N;  76°44’8.38″W.

Dia del Manglar 2016 Mapa historia cartográfica Turbo

Land-cover dynamics in urban and rural areas in Turbo. Photo: JF Blanco-ELICE-UdeA. Coordinates: 8° 5’30.04″N;  76°44’8.38″W.

 

20170315 Mangroves in the Atrato River Delta: one of Caribbean’s last wildlands?

P1070650

Panoramic of the Urabá coastal plain (Antioquia, Colombia) near Carepa. Remnant rainforest are immersed by extensive banana croplands bathed by large meandering rivers draining the northern Andes. Photo: Juan F. Blanco L.   7°45’51.98″N;  76°40’56.14″W.

Ten years ago I flew over the Atrato River Delta from Medellín to Capurganá, a small coastal town in the vicinity to the Colombia-Panama border on the Caribbean coast. After nearly one hour of flight over the deforested mountains in the the northern Andes, the cloudy sky suddenly opened and the magnificent coastal plain of the Urabá Gulf appeared before my eyes. It was a flatland with a patchwork-like landscape where banana croplands, pasturelands, lowland rainforests, and meandering rivers intertwined while running northwards from the Andean foothills. Minutes later, the small aircraft reached the southern coast, and it was evident the proximity of the Serranía del Darién to the West, marking the limit between Colombia and Panama. As the plane flew over the U-like gulf, the bearing was slightly changed to the West. Soon after, the scene in-front of us was completely different. Tight forests extended from the hills to the coast. The view was the same as far as I could see. The Serranía del Darién turned far to the West and a extensive plain was now covered with flood-plain forests and freshwater grasslands, dissected by the various wide-courses of the Atrato River. The coastal margin was lined by a continuous forest consisting of tall mangroves with huge roots that emerged above the sea level. They seemed to me as giants standing on the coastline protecting the marshes and palm forests behind them.

 

Rio Atrato, bahia Burrera

Panoramic of mangroves in the Atrato River Delta (Antioquia, Colombia) back in 2009. Photo: Juan F. Blanco L.

I was enjoying a view that I had only witnessed flying over the lowland rainforests in the Pacific coast of Colombia, also known as the Chocó Biogeographic Region, one of world’s biodiversity hotspots. Suddenly, the turbulence outside reminded me that I was onboard of a 12-passenger aircraft, and that a crash on the wetlands below us was a likely. Fortunately, the calm weather returned. Nonetheless, I imagined on the possibility of crashing on such wild area and on my chances of getting out there with no signs of human settlements in kilometers around.

The Atrato River springs out in the Western Cordillera of Colombia in the State of Chocó, one of the world’s rainiest areas with average annual rate exceeding 6000 mm. Therefore, the Atrato River is a Pacific Basin river discharging its waters into the Caribbean Basin. As a consequence, the main channel diverts into various branches in the coastal plain forming a bird-foot like delta. It sustains the extensive freshwater wetlands, lagoons (locally known as “ciénagas”), and the tall mangroves. Mangroves line along nearly 100 km of coastline, and extend over 3800 hectares. Red mangrove trees dominate over other species, and they usually reach more than 10 m in height.

DSC00087

Tall red mangrove trees in the Atrato River Delta. Photo: Juan F. Blanco L.   7°59’42.58″N;  76°55’45.62″W.

My trips to the Atrato River Delta became frequent after that first trip. In 2009, I started mapping these mangroves using high-resolution aerial photographs as part of a multi-disciplinary biogeographic expedition along the Urabá Gulf. Afterwards, I collaborated with the environmental authority for zoning mangroves according to their conservation status. More recently, I partnered with fellow researchers from social, life and fisheries sciences, and with local fishermen to understand the role of these mangroves for folk fisheries.

The scientific knowledge, expeditions and long conversations with local fishermen have served to confirm that the Atrato River Delta mangroves are the last wild lands in the Urabá Gulf. They are not only extensive, they are huge carbon reservoirs, they are habitats for beautiful marine and terrestrial birds, sea otters, dolphins and crocs… they are nursery areas, refuge and habitat for almost one hundred species of fishes, shrimps and crabs.

Therefore, these wildlands sustain hundreds of coastal livelihoods. They are African-American descendants of emancipated slaves that escaped to the Pacific coast jungles from sugar cane states and mining enterprises stablished during the colonial period. After a couple of centuries of freedom and migration, they arrived to the coast of the Urabá Gulf down to the Atrato River. More recently, these communities expanded due to the arrival of migrants from upriver as a consequence of the armed conflict. But still these human settlements are just pin-points within the dense forest matrix. Nature rules.

Atrato_Roto_Natural

El Roto, the main river mouth in the Atrato River Delta. Note the proportion of the fishing village (also named El Roto) located in the West margin of the channel. Photo: ELICE-UdeA.   8°11’23.51″N;  76°55’57.69″W.

I have traveled extensively across the Caribbean region of Colombia and a few countries of the Caribbean…but never seen mangroves such as those in the Atrato River Delta. I feel in my heart they are probably the last wild lands in the Caribbean.

DCIM100MEDIADJI_0011.JPG

DRONE panoramic of mono-specific mangrove stands in Atrato River Delta, 2016. Photo: Juan F. Blanco L. 8° 2’10.18″N;  76°52’44.86″W.

 

 

 

 

 

 

 

20170308. Mapping coastal villages and wetlands in the Southern Caribbean (Turbo, Colombia) for resilience

C_oriental_Turbo_Urbana small

Urban area of Turbo Municipality (Antioquia, Colombia) in the Southern Caribbean. Urban sprawl has encroached mangroves and coastal freshwater wetlands. 8° 5’30.04″N;  76°44’8.38″W. Photo credit: ELICE-UdeA

Turbo is the Southern-most municipality in the Caribbean coast of Colombia, yet poorly known nation- and world-wide. Such invisibility contrasts with the beauty of tall mangroves in wild areas and with the numerous fishermen settled in small villages along a ca. 200km-coastline. In addition, the urban area of Turbo, with nearly 50,000 inhabitants, is sustained by both the services provided by mangroves in the proximity and afar, and most importantly by the small-scale fishery providing over 50 species of fish and shellfish. Turbo is a vibrant small city populated by african-descendants coming from the Pacific (Chocó) region of Colombia, amerindians from the Panamian Darién and the northern Andes, and mestizos from the european arrival. Fishermen and their families by far may account for a 1% of Turbo’s population in both rural and urban area.

Despite the foundation nearly two centuries centuries ago, the urban area has sprawled since the 1970’s as a consequence of peri-urban settlements promoted by migration from rural areas as a consequence of the armed conflict in Colombia (1,2). Such settlements occurred in lowlands, usually in the intertidal fringe, at expense of the native coastal wetlands (1, 2). Therefore, mangroves and freshwater grasslands and forests were decimated in the vicinity of Turbo. In contrasts, these types of wetlands remain as fringes or large patches in the rural areas, and coexist with small fishing villages away from Turbo.

Despite of this landscape mosaic, both urban and rural inhabitants in the coastal plain are subjected to natural hazards such as erosion, sea surges and flash floods, and are therefore vulnerable to climate variability (1). Indeed, in 2010-2011 this area was severely impacted by La Niña-triggered flooding in the coastal plain of Turbo river and numerous villagers, mostly fishermen and peasants were relocated in provisional shelters (3). After one year, they returned to their homes because permanent relocation plans did not translate into reality. Six years have passed by and both fishermen and city administration forgot about such event, particularly because the region experience a very strong and long drought related with El Niño 2014-2016. Nowadays, the return of La Niña is forecasted but little has been improved in terms of adaptation plans to cope with flooding hazard. Moreover, little has been discussed about the longterm consequences of sea level rise in the area, despite most people live between 0 and 2 m above sea level.

It is urgent to conduct high-resolution mapping with humanitarian objectives in this municipality. It is urgent to map flood-prone areas in both urban and rural settings. It is also urgent to map and assess the role of bioshields provided by mangroves and freshwater wetlands. It is also urgent to map mangroves to halt their destruction. Mangroves in the proximity of Turbo to the North (Bahía El Uno) are strongly impacted by illegal logging (4, 5), and although they have not been reduced in area, they stand as thin trees and their roles as bio-barriers, habitat for wildlife, and nursery for fishes could be compromised (6).

In conclusion, mangroves are key ecosystems for the entire Urabá region, and should be boldly placed on open-source maps. Mangroves should be highlighted as cornerstone to support coastal livelihoods by providing goods and services. Ultimately, coastal wetlands are key elements for the resilience of coupled social-ecological systems, and need to be included in adaptation plans to face climatic variability and climate change, particularly sea level rise (7).

References

  1. Blanco-Libreros, Juan F. Cambios globales en los manglares del golfo de Urabá (Colombia): entre la cambiante línea costera y la frontera agropecuaria en expansión. Actu Biol [online]. 2016, vol.38, n.104, pp.53-70. http://dx.doi.org/10.17533/udea.acbi.v38n104a06.
  2. Blanco-Libreros, J.F.; Estrada-Urrea, E.A. Mangroves on the Edge: Anthrome-Dependent Fragmentation Influences Ecological Condition (Turbo, Colombia, Southern Caribbean). Diversity 2015, 7, 206-228. doi:10.3390/d7030206 (http://www.mdpi.com/1424-2818/7/3/206)
  3. https://www.youtube.com/watch?v=t_Ol6yIuNhM)
  4. http://www.revistas.unal.edu.co/index.php/gestion/article/view/39560/42030
  5. http://www.udea.edu.co/wps/portal/udea/web/inicio/udea-noticias/udea-noticia/!ut/p/z0/fU6xDoJAFPsVF0bynoinjsTBxDg4GANvMU-46Cm-A-4wfL6HLrq4NG3TNgWCHEj4aS7sjRWugy5InZardTLNUtyhShVmap_OF8lmdjgibIH-B8KCubUtZUClFa8HD3ljO891X2mOkN2vutqH_vARJ2K9KQ27CN9tMZUdU1-20RJYhHpoWFy4HffdmYXj0jqvO4bmTsULZtZPhg!!/
  6. http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0304-35842014000100006 http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S0304-35842015000100006&lng=es&nrm=is http://www.redalyc.org/pdf/449/44942283004.pdfhttp://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/experimenta/article/view/26205
  7. https://www.youtube.com/watch?v=OaBHj7hU0Js

See also popular articles about this region: Visión Total Caribe: http://www.visiontotal.co/desde-los-manglares-y-las-regiones-unidos-por-el-gran-caribe/ http://www.visiontotal.co/la-exploracion-cientifica-del-caribe-sur/ http://www.visiontotal.co/la-costa-de-turbo-entre-lo-salvaje-y-lo-urbano/

 

Juan F. Blanco-Libreros, MangleBlanco in OpenStreetMaps

https://www.openstreetmap.org/user/MangleBlanco/diary/40623

20170215. High-resolution mapping of the Southern-most location in the Caribbean (Turbo, Antioquia, Colombia)

 

Atrato_Marirrio_Natural2

Marirrio Bay, Atrato River Delta ( 8° 1’1.31″N;  76°55’0.72″W). From left to right: transition from fringing mangroves to freshwater grasslands and forests (note a river channel). Photo: ELICE-UdeA.

The Caribbean Sea is seen in the imagination of most people as an area of clear waters, paradise islands, and peaceful beaches. In the best of the instances, it is also seen as the land of dwarf mangroves border-lining creeks on coral islands.

However, the Souhtern-most tip of the Caribbean Sea located in Colombia close to the border with Panama is a different story. This location is known in world maps as the Urabá Gulf or the Darién Gulf. It is a U-shape entrance of the sea into South America formed by the clash of the tectonic plates of the Caribbean, Nazca and the Pacific. Such a geological activity gave rise to the Isthmus of Panamá and created a fracture in a North-South direction that formed the main axis of the Urabá Gulf. Therefore, this gulf is surrounded by two main coastal ridges: the Serranía del Darién to the West and the Serranía de Abibe to the East. Both mark the limits of the geological plates, the Isthmus (or Meso America) and South America, respectively.

Such an impressive geological history not only formed a coastline with a distinctive landscape from the rest of the Caribbean in the neighboring areas: Panama and Colombia. It also promoted a major change in the hydrology of an ancient river, the Atrato. Being formed in the upper part of the Western Cordillera of Colombia in the Pacific side of South America, one of the rainiest places on Earth (annual rainfall: >8 meters!), the Atrato river drains a world-class discharge. Such discharge once ran to the Pacific before of the closure of the Panama Isthmus. But nearly 3 million years ago the course of this magnificent river was diverted to the North and ended discharging into the Urabá Gulf, now the Southern-most end of the Caribbean Sea.

The change caused the mangroves to flourish and growth to a point not seen in the Caribbean coast of Panama and Colombia (see photo).

This unique land has been subject of a mapping effort aimed at understanding its biogeographic features and history.

After a decade of scientific exploration, my research group is moving from the fields of coastal ecology, landscape ecology and biogeography, to coastal zone and urban planning, as well as to sustainability of coastal livelihoods.

Mapping human settlements and using open source data has become a priority for us. In the following link the reader and mapper will see the evidence of both the wilderness of the area and the human threats to them:

https://www.flickr.com/photos/universidadantioquia/sets/72157650332838038/

The rest of the world deserves to know this wilderness heritage. The local livelihoods need the support of volunteers to prevent destruction of this natural areas and better-planning of urban settlement. Open source data seem to me an answer to both tasks.

Today, I commit myself to provide high-resolution data for mapping for humanitarian projects.

Welcome to the Southern Caribbean.

Juan F. Blanco-Libreros, MangleBlanco in OpenSteetMaps

https://www.openstreetmap.org/user/MangleBlanco/diary/40477

20151010. Urabá, locus horribilis*, o el legado del sabio Caldas como padre de la fito-geografía colombiana

*Locus horribilis (Lat.): espacios inhóspitos

 

“Cada región, cada temperatura, cada capa de aire, cada pulgada del barómetro presenta diferente vegetación”

“La geografía es la base fundamental para cualquier especulación política”

Francisco José de Caldas

 
image

La región de Urabá hasta hace menos de una década fue considerada como un espacio geográfico aislado, violento e inhóspito, debido a su clima y su vegetación “salvajes”. Esta noción tiene un componente, obviamente, real pero sobre todo uno imaginario, resultante del legado histórico de la visión que se ha tenido de los territorios marginales e “inferiores” del país desde el centralismo colonial en la Nueva Granada.

 

Esta visión “salvaje” de las “tierras inferiores” o bajas es palpable desde las publicaciones de la Real Expedición Botánica al Nuevo Reino Granada, entre las que sobresalen los aportes de Francisco José de Caldas (1768-1816) (Martínez-Pinzón 2011). Esta práctica escritural fue palpable en la génesis del proyecto republicano criollo, manifiesto en un personaje tan clave como Caldas (Martínez-Pinzón 2011). En la búsqueda del reconocimiento europeo como parte de una nueva civilización o élite neogranadina, Caldas identifica espacios geográficos con identidades hispánicas y no hispánicas, o dicho de otra forma, no hispanizables, y de allí surge la noción de locus horribilis (Martínez-Pinzón 2011). De esta forma, se produjo una fragmentación irreconciliable en la geografía nacional fundamentada en las gentes y los climas.

 

Las citadas nociones aparecen en las dos principales obras de Caldas: “Estado de la geografía en el Virreinato de Santafé” (1807) y “Del influjo del clima sobre los seres organizados” (1808) (Semanario del Nuevo Reino de Granada). Éstas surgen como producto del viaje que el naturalista payanés realiza durante 1802 a Quito junto con el explorador prusiano Alexander von Humboldt y su ayudante Aimé Bonpland, por comisión de Mutis en el marco de la Expedición Botánica. Sin embargo, como producto inmediato de dicho viaje entre Santafé y Quito, Caldas escribe en 1803 la “Memoria sobre la nivelación de las plantas que se cultivan en la vecindad del Ecuador”, obra que se publicó póstumamente en 1896 en los Anales de Ingeniería y luego en 1897 en la Revista de Instrucción Pública.

 

Para la descripción de lo que él llamó “una ciencia sin nombre, nivelación de las plantas”, Caldas registró la presión barométrica usando un barómetro de mercurio. Usó como elevación de referencia la línea por encima de la cual se cultiva el trigo (22 líneas del barómetro o 1112 toesas). Según él, se embarcó en esta descripción debido a la preocupación de los campesinos locales sobre si se podía cultivar el trigo por debajo de esa línea inferior hasta el nivel del mar como se hacia en Europa. Mencionó que “por debajo de ese límite aparece el moho, sarro o polvillo” y enfatizó, por un lado, en lo privilegiados que son los países que tienen el trigo y, por el otro, cómo lo sometemos a las enfermedades y cómo estamos condenados a la miseria sin este “alimento principal”. Sin embargo, como hechos fundamentales dentro de la “ciencia de la nivelación”, Caldas mencionó:

“..donde empieza a prosperar el trigo acaba el plátano…”

“…la papa es el don más precioso que ha hecho América al antiguo continente porque se cultiva a las más grandes elevaciones del globo…”

“…la yuca, fiel compañera del plátano, le sigue a todas partes…”

“El maíz es el grano más importante del Nuevo Mundo, y sin contradicción, más útil que el trigo y la cebada; es la vegetación que tiene límites más extremos. No teme el frío como el plátano y la caña de azúcar y ni el calor como la papa”

Con base en esto hechos, Caldas establece leyes de distribución vertical de las plantas útiles aunque reconoce que se requieren mas hechos y expediciones. Para él fue tan lógico su descubrimiento (la nivelación de las plantas) que no le presta mayor atención por lo que lo orienta hacia las plantas útiles y no a la vegetación natural (Díaz-Piedrahita 2000). Retoma la investigación cuando observa que Humboldt viene recolectando observaciones sobre dicho tema en Europa, así Caldas lo reporta para el mapa del cerro Imbabura (Díaz-Piedrahita 2000). Caldas no se siente disminuido al ver publicada la obra de Humboldt y, por contrario, la traduce y le dedica un prólogo analítico y altamente elogioso y la difunde en su Semanario, como lo describe Díaz-Piedrahita (2000) al analizar su correspondencia. Este autor también describe que:

“la consecuencia de estos trabajos debía ser una carta botánica del Reino, con los perfiles de las cordilleras y las indicaciones de las alturas a las cuales nace cada especie, y del clima óptimo en el cual prosperan. Tal obra jamás se terminó, y la necesidad de concluirla fue usada por Caldas como argumento a su favor en un intento de cambiar la sentencia de muerte por otro tipo de pena, o por dilatar el cumplimiento de la misma”

 

La “Memoria sobre la nivelación de las plantas” permite entender la distribución vertical de la flora en las montañas colombianas, pero cómo ello llega a traducirse en una noción de las “tierras inferiores” o selvas como “locus horribilis”? En la misma “Memoria”, Caldas, al usar el trigo como planta de referencia emplea una noción de civilización y, con ello, introduce la dicotomía entre lo deseable e indeseable, lo foráneo (bueno) y lo nativo (¿malo o malsano?). Martínez-Pinzón (2011) es quien acuña el término “locus horribilis” después de revisar las dos principales obras de Caldas. Menciona que para los españoles y, posteriormente, para la nobleza criolla, la selva es la pesadilla máxima, irremediablemente fuera del imperio civilizador, debido al clima. Este imperio se limita a las tierras altas o a las tierras bajas habitables:

“es aquel donde el criollo puede volver a ser europeo a cabalidad, despojándose de la mancha de la tierra… De acuerdo con Caldas, la altura en la zona tórrida determina el lugar de la civilización, al cual se oponen, como espectros que amenazan con invadirlo, las tierras bajas, habitadas por salvajes. Caldas adelanta la sustitución del tutelaje español con la construcción ideológica de una Europa andina o de un territorio americano que pertenece a la historia de Europa”

 

Por otro lado, Martínez-Pinzón (2011) describe cómo Caldas considera que el calor induce en la vegetación una condición nociva para los seres humanos que impide la civilización:

“En efecto, al encontrarse impresionado por la exuberancia de la vegetación andina, y viendo en apariencia vegetaciones selváticas subir por las cumbres andinas, Caldas comenta afanado: “las plantas se han esparcido sobre la superficie de los Andes sin designio, y que la confusión y el desorden reinan por todas partes”, para luego, “desconfiando de las apariencias”, preguntarse: “[e]n qué punto dejan de existir las [plantas selváticas] unas para ceder el lugar a las otras”. Luego de un largo párrafo en donde abundan las minuciosas medidas de altura, Caldas concluye aliviado que “cada región, cada temperatura, cada capa de aire, cada pulgada del barómetro presenta diferente vegetación”, con lo cual hace la operación de trocar latitud por altitud en la zona andina, creando un mapa donde se llega a Europa subiendo los Andes y se los baja para descender a África, al mismo tiempo que se viaja en el tiempo.”
“Es el exceso de calor lo que hace de estos espacios unos lugares corruptos, de la misma manera que el exceso de atenciones corrompe a los animales domesticados y a las plantas de los jardines. Así, todo hombre que domestique animales o tenga jardines es un agente selvático, un hombre corruptor que incita la lujuria en las plantas y los animales que han perdido, al ser domesticados, “el plan sabio de la naturaleza”. La contradicción se hace aún más evidente si se tiene en cuenta que Caldas fue un recolector de muestras para la Expedición Botánica de Mutis. Caldas escribe: “el hombre no solo ha corrompido al hombre, sino a todos los seres que le rodean, a los animales y a las plantas mismas”. Olvidándose de esas gentes que él reconocía vivían en la selva, Caldas aconseja el exterminio de la selva, en términos nada ambivalentes: “que se corten estos árboles enormes, […]: entonces, como por encanto, todo varía. Las lluvias, el trueno, las tempestades disminuyen, las fiebres, los insectos y los males huyen de estos lugares, y un país inhabitable se convierte en otro sereno y feliz”.”
“Todos [los animales] están circunscritos, todos tienen límites que no pueden pasar”
 
Por ello, para Caldas es imposible una “jardinización” de la selva por medio de un proyecto criollo, va en contra de la organización natural del espacio geográfico, pero tal imposibilidad llevará a querer su exterminio (Martínez-Pinzón 2011).
 
Si bien es clara la noción de las tierras bajas como “locus horribilis” en la visión de Caldas, ¿qué evidencias hay de esta concepción en la región de Urabá en la historia de su proceso de poblamiento y desarrollo socio-económico actual?

Aunque los poblados más antiguos de Colombia y Suramérica fueron fundados en la región de Urabá muy temprano durante la conquista después de que Alonso de Ojeda la “descubriera” en 1509 (Santa María La Antigua del Darién y San Sebastián de Urabá: 1510), fueron arrasados por la oposición indígena y de la selva, lo cual disuadió un proyecto conquistador-colonizador de dicha región, prosiguiendo la campaña hacia el interior del país, también motivada por la búsqueda del oro. El fracaso de la campaña de Urabá llevó a Ojeda a la renuncia de su cargo como gobernador.

En 1964, Sigifredo Espinal, en su Geografía de Antioquia, describe a la region de Urabá como caliente, plana, selvática y alejada de Medellín (Mutatá a 238 km y Turbo a 352km). Según el criterio de zonas de vida que él utiliza como legado de su mentor Leslie Holdrige, la región corresponde a tres categorías: bosque húmedo y muy húmedo tropical (principalmente en las planicies y la serranía de Abibe), y bosque pluvial tropical (en las estribaciones de la serranía del Darién y la cuenca del río Atrato). A mediados del siglo 20, cuando Espinal escribe su geografía, aun existía la noción selvática de dichas tierras urabaenses, a pesar de que el proyecto bananero y la reforma agraria del INCORA ya estaban promoviendo la domesticación o “jardinización” de la misma. Sin embargo, dicha “jardinización” es un proyecto post-independentista, lo cual da cuenta de lo difícil que fue la gestación y consolidación del modelo de desarrollo agropecuario, principalmente ganadero y bananero, en la región de Urabá, que prima hasta hoy.

 

El municipio de Turbo se fundó tan solo en 1840, lo que significa que es un asentamiento post-colonial. Le siguió Chigorodó (1878) y, ya en el siglo 20, Mutatá (1944) y Apartadó (1949). Este proceso de “ocupación” de la región de Urabá fue muy posterior a la fundación de muchos pueblos de Antioquia a lo largo del recorrido de la conquista y colonia (1541-1700):

Frontino (1541), Antioquia (1541), Caramanta (1557), Remedios (1560), Cáceres (1576), Zaragoza (1581), Buriticá (1614), San Jerónimo (1616), Sopetrán (1616), Copacabana (1615), Medellín (1616), Girardota (1620), Yolombó (1660), Rionegro (1663), Envigado (1676) y Bello (1676).

 

Indudablemente el clima, básicamente el calor, las altas precipitaciones, las tierras inundables y las enfermedades tropicales se opusieron a los proyectos conquistadores español y europeos, dado que la zona también fue asediada por ingleses y escoceses, hasta 1800. Algunos mapas y cartas náuticas de dicho periodo mencionan que las tierras planas, del hoy municipio de Turbo, eran aptas para el cultivo del banano. Pero ese proyecto tardaría en cristalizarse.

 

Para inicios de los años sesentas, según Espinal (1964) durante su trabajo de pregrado en agronomía, muchos bosques húmedos de la región de Urabá ya habían sido limpiados y transformados en cultivos extensivos, mientras que algunos bosques habían sido manejados como plantaciones. Solamente los bosques muy húmedos tropicales en las estribaciones de la serranía de Abibe (Chigorodó) y los valles de los ríos León, Riosucio y Atrato permanecían casi intáctos debido a su alta precipitación (Villa Arteaga: precipitación: 5513 mm anuales; temperatura promedio: 25ºC). Por lo tanto, no eran aptos para los cultivos anuales y habían sido explotados para madera principalmente el bosque de Catival (cativo: Prioria capoifera). Finalmente, describe cómo el bosque pluvial (24ºC y >8000mm de precipitación anual) en la cuenca del río Atrato, tiene pocos habitantes y pocos cultivos.

 

El proyecto bananero inicia en los años 30s después del fracaso de proyectos de explotación del bosque para madera y marfil vegetal, y de la ganadería criolla. Esta historia moderna sería un buen tema para otro blog, por lo cual no se profundizará más aquí. Sin embargo, es claro que el modelo de desarrollo económico de la región de Urabá en el siglo 20 fue próspero gracias a que reconoció “el influjo del clima” sobre las plantas útiles y sabiamente no se empeñó en el cultivo del trigo u otro cereal europeo. Pero ¿Por qué el modelo no se fundamentó en el maíz, tal alabado por el Sabio Caldas? No lo sé. Lo que es claro es que el plátano (y por ende el banano) era la vegetación útil propicia para esta región, en concordancia con las observaciones de Caldas, hechas un siglo antes en la región del Madgalena. Tristemente, este modelo de desarrollo sí convirtió el “locus horribilis” en un jardín, consistente con la visión criolla de un mundo civilizado europeo. Tal vez sea el momento para re-pensarlo dentro del modelo de desarrollo basado en la educación y el conocimiento. Un nuevo modelo de desarrollo basado en el conocimiento del influjo del clima sobre la selva.

 

Caldas ha trascendido a la historia nacional como sabio debido a sus conocimientos en matemáticas, astronomía, física (hipsometría) e historia natural (botánica), y en honor a él fue nombrado el Departamento Administrativo de Ciencia y Tecnología de Colombia (COLCIENCIAS) y la Universidad Distrital de Bogotá. Sin embargo, la historia ha sido injusta en reconocerlo como fito-grafo o, más aun, como bio-geógrafo al mismo nivel que se ha hecho con el naturalista prusiano Alexander von Humboldt (con quien era coetáneo, con capacidades intelectuales e intereses científicos similares, Díaz-Piedrahita 2000). Sin embargo, es importante reconocer que Francisco José de Caldas es el primer fito-geógrafo colombiano (Díaz-Piedrahita 1992) y, tal vez, digo tal vez, el primer ecólogo colombiano al considerar el “influjo” del clima sobre la biota natural y foránea.

 

Sigue leyendo

20150928 Las travesuras de “El Niño” que viene del Pacífico

Imagen del satélite meteorológico GOESS. Obtenida a través de la aplicación de alertas del IDEAM. Se muestran el Caribe, el Atlántico Occidental y el Pacífico Oriental. Fecha 26 de septiembre de 2015. Se observa una atmósfera tropical despejada con pocos sistemas de agua precipitable. La mayor parte de las zonas coloreadas solo representar humedad atmosférica o cielos nublados pero no nubes que produzcan aguaceros.

Por más de un año hemos escuchado en los medios de comunicación que “El Niño viene”, “no viene”, “hay probabilidad de que ocurra”, “no hay”, “el Gobierno se prepara”, “ya no”, “hay alerta”, “ya no” . Sin embargo, cada vez que hablo con personas que no son profesionales de las ciencias naturales o de la tierra me sorprende ver el grado de desconocimiento que existe sobre el tema entre la gente del común.  Esto no debería ser así ya que las condiciones atmoféricas nos tocan a todos en la vida diaria. Lo que sí es claro, es que todos coinciden en que por estos días es que esta haciendo un calor tremendo en casi todo el país.

Mis contemporáneos y yo experimentamos a principios de los años noventas lo que se denominó “El apagón” o “la hora Gaviria” entre 1992 y 1993. Primero hubo racionamiento energético y posteriormente se corrió la hora oficial de Colombia una hora más temprano…ya se imaginarán el caos. Poner una cita, sobre todo con una persona mayor era un problema porque preguntaban que si a la hora normal o a “la hora Gaviria”. Todo el mundo llegaba tarde o simplemente aprovechaba la confusión para no llegar. Mis clases de tercer y cuarto semestre en la Universidad del Valle (Cali) que empezaban a las 6 am ahora empezaban a las 5 am. Al principio llegaba tarde a las clases porque se me rompieron las gafas y no veía la ruta del bus hasta que ya estaba muy cerca, y cuando trataba de pararlo seguía derecho…eventualmente cuando aclaraba ya podía ver la ruta…para ese entonces pasaban llenos hasta el techo, con gente colgando en las puertas. Ni siquiera paraban. Finalmente, llegaba media hora o más tarde a las clases. A ello atribuyo mi mal rendimiento en Bioquímica. El profesor de esa materia como medida de “adaptación” pasó la clase a las 6 pm. Para esa hora ya todos estábamos mamados!

La causa del racionamiento energético fue el bajo nivel de los embalses de generación hidroeléctrica. Ese era el caso del embalse de Salvajina ubicado sobre el río Cauca en el norte del departamento del Cauca. Su nivel bajó más de 10 metros (verticalmente alrededor de todo el embalse)…eso es mucha agua! Lo mismo pasó en todo el país, pero los departamentos que más sufrieron fueron los normalmente secos como el Valle, Huila, Tolima y los de la costa atlántica.

Dicha sequía prolongada se atribuyó a lo que empezó a denominarse el Fenómeno de El Niño (luego le pusieron el Fenómeno del Pacífico para que los niños no se deprimieran). Fuimos aprendiendo con la pedagogía vivencial que eso significaba que el océano Pacífico estaba muy caliente y que por ello una gran parte de Colombia (no toda) se calentaba y como consecuencia no llovía o llovía poco.

En febrero de 1993 se derogó el decreto de “la hora Gaviria” y todo volvió a la normalidad. Entre 1994 y 1996 llovió un poco más y todos se olvidaron de El Niño.

Entre 1997 y 1998 volvió el calor, volvió la sequía y los problemas del abastecimiento de los embalses hidroeléctricos y los de aprovisionamiento para agua de consumo. Dicen que fue peor. Menos mal ya no volvió la hora Gaviria. Ya se había ido Gaviria. Por otra parte, Samper estaba muy ocupado defendiéndose del proceso 8.000 y no tuvo tiempo para afrontar dicha crisis climática… ni muchas otras.

La entrada del siglo 21, marcó un periodo en que los gobiernos de turno, Pastrana y Uribe, comprendieron que el desarrollo económico del país dependía de una oferta suficiente de energía y de agua para consumo doméstico, industrial y agrícola. Para ello, se promovió la construcción de represas y embalses, particularmente en Antioquia, y se fortaleció la interconexión del sistema eléctrico. También aparecieron políticas como la de los POMCAS o planes de ordenamiento de las cuencas hidrográficas abastecedoras de acueductos.

Sin embargo, hoy después de varios fenómenos El Niño, después de más de 10 años de los POMCAS y del fortalecimiento del Sistema Nacional Ambiental, particularmente del IDEAM, el común de la gente sigue sin saber a ciencia cierta qué es. Peor aún hay departamentos en los cuales el modelo económico sigue siendo extractivista y cortoplacista en términos del manejo de los recursos hídricos. En el Magdalena, el crecimiento del área metropolitana de Santa Marta, El Rodadero y Pozos Colorados se ha dado a expensas de extraer lo que más se puede de las quebradas que bajan de la Sierra Nevada de Santa Marta. En Antioquia, la actividad bananera sigue siendo hegemónica a pesar de que la principal fuente de agua son las reservas subterráneas (pozos). Ni que decir de Valle, donde los cultivos de caña de azúcar cada vez son más extensos…para producir etanol. Y las grandes ciudades? bien gracias. Cada vez más grandes. Y la ganadería? cada vez más potreros (sin árboles), con menos vacas, principalmente en la costa atlántica.

Desde principios de 2014, hemos experimentado ya casi dos años continuos de sequía o baja precipitación, aliviadas por momentos por los huracanes del Caribe y por los nubarrones del Pacífico. Pero eso no nos ha tocado como ciudadanos, ni a los gobiernos municipales y departamentales más allá de declarar estados de emergencia, de los cuales nos olvidamos después que desaparecen de los titulares de los medios. Hay una campaña del Gobierno Nacional de ahorro de agua, pero cómo se traduce esto en nuestra vida diaria? en nuestros barrios y lugares de trabajo? Diría que en nada. En mi caso, debo reconocerlo, que es poco lo que he hecho.

Tal vez no hemos incorporado a El Niño (y a su hermana La Niña) a nuestra cultura diaria. Tampoco lo hemos hecho con el agua. Gabriel García Márquez escribió en el informe de la “Misión de Sabios” en 1994 que para que el país progresara la ciencia debía incorporarse a la cultura. Yo añadiría: “el clima y el agua deben ser parte de nuestra cultura”.

Me voy a preparar mi clase sobre “El Niño” y “La Niña”.


 

La atmósfera local durante El Niño 2015

Los siguientes vínculos muestran la secuencia de la dinámica de la atmósfera sobre Urabá y Colombia durante la semana del 19 al 26 de septiembre, periodo en el cual debería estar lloviendo mucho como es costumbre en un año normal :

http://bart.ideam.gov.co/geotiff/satelite/caribe/infrarojo/201509262203.jpg 2015-09-26 22:03 #reportaideam

http://bart.ideam.gov.co/geotiff/satelite/caribe/infrarojo/201509261004.jpg 2015-09-26 10:04 #reportaideam

http://bart.ideam.gov.co/geotiff/satelite/caribe/infrarojo/201509252333.jpg 2015-09-25 23:33 #reportaideam

http://bart.ideam.gov.co/geotiff/satelite/caribe/infrarojo/201509250834.jpg 2015-09-25 08:34 #reportaideam

http://bart.ideam.gov.co/geotiff/satelite/caribe/infrarojo/201509222234.jpg 2015-09-22 22:34 #reportaideam

http://bart.ideam.gov.co/geotiff/satelite/caribe/infrarojo/201509212334.jpg 2015-09-21 23:34 #reportaideam

http://bart.ideam.gov.co/geotiff/satelite/caribe/infrarojo/201509211134.jpg 2015-09-21 11:34 #reportaideam

http://bart.ideam.gov.co/geotiff/satelite/caribe/infrarojo/201509201605.jpg 2015-09-20 16:05 #reportaideam

http://bart.ideam.gov.co/geotiff/satelite/caribe/infrarojo/201509192034.jpg 2015-09-19 20:34 #reportaideam


Sitios web sobre información científica acerca de El Niño

http://www.elnino.noaa.gov

http://www.ideam.gov.co/web/tiempo-y-clima/tiempo-clima

20150922 La breve historia del tiempo…atmosférico de Urabá

image

Realizado con #Pixlr # – http://pixlr.com/mobile

Estoy en medio de un aguacero después de un día caluroso.

Esto me hace reflexionar sobre el estado del tiempo atmosférico (condiciones meteorológicas o instantáneas de la atmósfera que determinan el pulso de corto plazo sobre la biosfera).

En un país como Colombia, cuya meteorología es tan compleja,  es común oír a la gente que el “clima” no lo predice nadie. Hace años la cara visible del IDEAM (Instituto de Estudios Ambientales y Meteorología) era Max Enriquez, el meteorólogo que salía en en los noticieros haciendo los pronósticos del tiempo. Era un chiste popular decir que el Max Enriquez no le pegaba ni al mundo hinchado. Ayer como hoy, cuando el Sr. Enriquez, es una figura del pasado, y ha sido reemplazado por lindas modelos o presentadores (masculinos) que poco saben de meteorología, es igual de desagradecida la tarea de la predicción del tiempo, aunque varias ciudades tienen sus propios radares meteorológicos. ¿Por qué? En general, dada la naturaleza dinámica y compleja de la atmósfera, como un fluido, es una cuestión de probabilidad dónde y cuándo ocurrirán ciertas condiciones a partir de otras originadas en otras partes y tiempos anteriores. En otras palabras lo que ocurre aquí y ahora, es el producto de allá y antes. Esto suena poético, pero para nada lo es. Esto es física pura, estadística pura, pero ante todo paciencia!

El desplazamiento de las corrientes de aire sobre la superficie de la tierra ocurre en tres dimensiones….cosa compleja. Por lo tanto, la tarea de predicción del tiempo, que no es otra cosa que la predicción de dónde y cuándo va estar una masa de aire con condiciones definidas, debe hacerse en equis, ye y zeta. Por otra parte, como todo desplazamiento, la probabilidad de predecir la posición disminuye con el tiempo. Mezclando las dos cosas, la predicción del tiempo se vuelve imprecisa después de las 48 a 60 horas, y con el incremento de la distancia desde el punto de origen del proceso atmosférico que genera una ráfaga de viento, un huracán, una tormenta, un tornado u otro fenómeno como los “frentes”.

En Colombia se mezclan tres aspectos que hacen de la predicción del tiempo atmosférico una labor titánica. Primero, el relieve u orografía del país es tan rico como su diversidad biológica. Segundo, debido a su ubicación en la esquina norte de Suramérica el país es influenciado por “procesos” atmosféricos que se originan en el Caribe, en el Pacífico y en la Amazonía. Tercero, debido a la ubicación en la zona tropical o “tórrida” (término que ya no sale ni en los periódicos) el país es influenciado por fenómenos estacionales, como la Zona de Convergencia Inter-Tropical o zona ecuatorial de alta precipitación, y por fenómenos de periodicidad multo-anual como la Oscilación Sureña, con sus dos facetas: El Niño y La Niña.

Mejor dicho, estamos jod…

En estos momentos estoy en Turbo, Antioquia. Región conocida como el Urabá antioqueño ubicado en el límite con Panamá (para aquellos que no lo sepan). Precisamente, esta zona tropical es un buen ejemplo de lo que acabo de escribir arriba. Llevamos tres días de un calor infernal y ahora acaba de soltarse un aguacero no menos infernal. En esta zona debería estar lloviendo como un loco desde hace un mes…pero no! Se dice que porque “estamos en El Niño”…y sí.

Trataré de explicarlo, como dice el título del blog, como una breve historia, con el patrocinio del IDEAM quien ahora con sus aplicaciones nos permite estar bien informados (…y que saque cada uno su “pronóstico” o “predicción”):

  • En esta época debería haber lluvia porque la zona de máximo calor debería estar ubicada sobre Colombia (La zona de convergencia Intertropical o ZCIT). Efectivamente lo está, pero también está sucediendo otra cosa que genera más calor y por lo tanto impide que llueva de manera constante…es decir durante una semana completa. Por lo tanto, en las imágenes del satélite meteorológico no se ve el cinturón de humedad atmosférica que deberíamos ver sobre Colombia.
  • Lo otro que sucede es que el océano Pacífico está que arde. Esto ocurre durante el fenómeno El Niño. Esto hace que se caliente la atmósfera y que llueva en el Pacífico pero no en la zona andina y el Caribe. Por ello las imágenes se ven como despejadas con nubarrones aislados. Pero entonces por que llueve por ratos en Antioquia y el Caribe?
  • Hace unos años, dos profesores hidrólogos colombianos, Germán Poveda y Oscar Mesa, descubrieron una corriente de aire caliente y húmedo que viene del océano Pacífico y entra al país por el departamento del Chocó. A esta la llamó la corriente del Chorro del Chocó, porque tiene un caudal, sí caudal, equivalente al río Magdalena. Esto es lo que hace que en Urabá y Antioquia llueva como sin razón a veces. Ahora con El Niño, el Chorro está embravecido…(cayó otro trueno, eso me lo recuerda). Por esto, se ve en las imágenes que algunas nubes gigantescas vienen del Pacífico, se concentran en la cordillera Occidental y luego se disipan hacia el interior del país, no sin antes dejar unos buenos aguaceros.
  • A Urabá también le toca su dosis de atmósfera Caribe. Aunque aquí no llegan los huracanes y tormentas tropicales que amenazan a las Antillas (masas ciclónica) que vienen desde las costas africanas, si llegan los mares de leva y algunos aguaceros como  parte de los “coletazos” de dichos procesos.
  • Para complicar todo, eventualmente llegan “frentes” provenientes del Atlántico norte que vienen desde Norteamérica como unas bandas arquedas, que si bien no traen tanta lluvia si traen vientos fríos y secos que pueden contribuir a las condiciones de sequía local.
  • No nos olvidemos que la vegetación respira y transpira, por lo tanto en esta zona, donde aun quedan algunos bosques extensos (igual que en la Amazonía), tenemos nube propia.

Finalmente, todas estas corrientes de viento y humedad atmosféricos suben y bajan por las montañas de las serranías del Darién y del Abibe y convergen en el golfo de Urabá, haciendo de esta esquina de América una “delicia” para el estudio del tiempo atmosférico y de la oceanografía.

Colombia es un país mega-diverso, biológicamente hablando, pero también en términos de condiciones meteorológicas y de climas. Necesitamos más profesionales de las ciencias de la atmósfera para tener más consideración con quienes se atreven a pararse en los noticieros a compartirnos los “pronósticos” del tiempo. Mientras tanto, tengamos consideración nosotros.

(PD. Paró el aguacero. Me voy a cenar)

20150715 ¿Final u oportunidad para los manglares de Urabá?

La salud —o estado ecológico— de los manglares en la costa oriental del golfo de Urabá, en Antioquia, varía en función de la deforestación inducida por la distancia de cada manglar al casco urbano de la ciudad de Turbo en el Urabá antioqueño. Así lo demostró una investigación realizada entre 2011 y 2013, publicada el pasado 26 de junio en un número especial sobre conservación de manglares en la revista Diversity*.

La deforestación de los manglares debido a la expansión de las fronteras urbana y agropecuaria es un problema global. Como caso de estudio se tomó la costa oriental del municipio de Turbo. En la investigación se utilizaron fotografías aéreas de alta resolución tomadas durante la Expedición Estuarina, golfo de Urabá. Con este material se delimitaron los manglares y se clasificó el paisaje aledaño de acuerdo con la propuesta global de los antromas.

Los antromas son una denominación reciente para las coberturas de la tierra definidas por el grado de transformación que los seres humanos ha hecho de los biomas, o zonas caracterizadas biológicamente. Acorde con esto, los manglares pueden ser clasificados, según el contexto, como periurbanos (que están en los bordes de un área urbana), rurales, protegidos y silvestres.

En el caso del municipio de Turbo, los manglares periurbanos están rodeados por construcciones informales que se establecieron en las zonas de bajamar de la bahía Turbo, producto de la expansión urbana no planificada, ni regulada. Los manglares rurales están ubicados al norte del casco urbano, en el sector conocido como punta Yarumal o bahía El Uno, en donde la expansión de los potreros ha ido reduciendo los manglares a franjas delgadas. Los protegidos se encuentran dentro del puesto de guarda costas en punta Las Vacas, mientras que los silvestres están alejados, en Punta Coquito, al sur del Golfo.

Tanto la expansión urbana como la agropecuaria generan bordes marcados entre el manglar y los ambientes aledaños deforestados, bordes que al ser “permeables” facilitan el acceso de las personas que realizan tala ilegal de árboles de mangle rojo o colorado, para comercializarlos como varas, pilotes, tablones o carbón.

La pérdida del mangle rojo debido a la tala conlleva la proliferación de una especie secundaria, el mangle bobo o blanco, fenómeno conocido como transición de especies, degradación ecológica críptica o cambio de la condición ecológica. Por esta razón, los manglares periurbanos y rurales presentan una condición diferente a la de aquellos más saludables que se ubican dentro del puesto de guardacostas o en zonas alejadas de la ciudad de Turbo.

Aunque el estudio concluye que la degradación del manglar es promovida por la cercanía a la ciudad, también ofrece la perspectiva de que si se realizan acciones de manejo que comprometan a los ciudadanos se podrá contribuir con la conservación de dichos manglares, los cuales ofrecen importantes servicios como la pesca, la regulación del clima y el control de las inundaciones y la erosión costera. Por tanto, es urgente tomar acciones de conservación no solo dentro de las reservas naturales, sino por fuera de ellas.

*Mangroves on the Edge: Anthrome-dependent fragmentation influences ecological condition (Turbo, Colombia, Southern Caribbean) – Manglares en el borde: Fragmentación dependiente del contexto antropogénico influye sobre la condición ecológica (Turbo, Colombia, Caribe Sur).

Ver artículo completo en UdeA Noticias